Hoy en día la luz azul es nuestra acompañante en prácticamente todas las horas del día; nuestro teléfono, el monitor y la televisión están siempre con nosotros. La luz azul afecta tu vista, por lo que varios dispositivos cuentan con tecnología que permite disminuir un poco este tipo de afectaciones, pero aun así es importante que hagas algo para cuidar tu vista.

Lo primero quizás es lo más difícil: Dales un espacio a tus ojos para evitar las pantallas. Cada dos hora levántate de tu silla si te es posible y desvía tu mirada a otros sitios durante 15 minutos. Si no puedes levantarte, bastará con que veas objetos a diferentes distancias.

Esto ayuda porque cuando estamos en la computadora estamos mirando a un punto fijo todo el tiempo, y enfocar a diferentes longitudes te permitirá tener tus ojos relajados.

Otro punto importante es parpadear. Seguramente no lo notas, pero al utilizar pantallas dejamos de parpadear y esto reseca nuestros ojos, lo cual puede provocar molestias como dolor de cabeza. Cuando tengas tu pausa de 15 minutos procura parpadear bastante para rehidratar tus ojos.

Te recomendamos utilizar lentes con protección contra luz azul, los cuales aumentan el contraste en la pantalla, filtran la luz azul y alivian la fatiga visual. Se ha comprobado que este tipo de lentes funcionan para evitar situaciones como visión borrosa y ojos secos después de pasar mucho tiempo frente a la pantalla.

No dejes de cuidar tus ojos diariamente porque no podrá parecerlo, pero el uso de pantallas afecta nuestra visión.